lunes, 27 de mayo de 2013


                                            Quince del cinco de dos mil once


                                             Mi Ruiloba ya no es mi Ruiloba,
                                             mi San Isidro ya no es labrador;
                                             cambió el dalle y los bueyes
                                             por cortacésped y motocultor.

                                          

                                             Ya no hay cohetes ni bombas,
                                             ni hay repicar de  campanas;
                                             los pocos que asistimos a misa
                                             nos quedamos con las ganas.

                                             Las ofrendas han sido exiguas;
                                             dos abuelas no se han olvidado
                                             y  por ser tradición antigua,
                                             a sus nietas se la han enseñado.



                                            “Estos huevos ya no son de casa”,
                                             pensó Isidruco contrariado.
                                            “Vienen todos con  fecha impresa
                                             y además están caducados”.

                                            Ya no te sacan en andas,
                                            los danzantes en procesión;
                                            ya no suenan las tarrañuelas
                                            para pedir tu bendición.



                                            Ya no te llevan hasta el Prior,
                                            para mostrarte sus cosechas;
                                            ahora lo compran en Hipercor
                                            donde les dan las cosas hechas.

                                            No crecen judías ya en los huertos 
                                            ni tomates, alubias o patatas.
                                            Aquí no se siega “pa seco”.
                                            Aquí no se ordeñan las vacas.



                                            No tienen los tolanos ahora,
                                            cuajada de maizales la mies;
                                            la labraron con excavadora
                                            y solo les crecieron chalés.



                                           Ya no hay rifa de Limacoles,
                                           rastrillos, azadas o dalles.
                                           Solo sortean plantas y flores
                                           que adornen balcones y calles.

                                           Pidió el Santo la palabra
                                           al cura después del sermón;
                                           se dirigió a todo el que allí estaba
                                           y nos dijo con preocupación:



                                          “Tolanucos, no seáis usureros;
                                          no vendáis el huertucu de güela;
                                          se aventuran tiempos austeros
                                          y allí sembraréis la habichuela.

                                          Volved a la tierra que os legaron
                                          vuestros padres, abuelos y ancestros,
                                          que con el sudor de su frente regaron
                                          y abonaron con sus cansados restos.


                                          ... y  no os olvidéis de sembrar
                                          en vuestros hijos y en sus corazones,
                                          el amor por Ruiloba y conservar
                                          su pasado y sus tradiciones.”

                                          Mi Ruiloba ya no es mi Ruiloba,
                                          mi Ruiloba ya no es labradora;
                                          pero su gente es alegre y sabia,
                                          honrada y trabajadora.


Toni, 2011







domingo, 28 de abril de 2013


                                                     A mi pueblo



                                                              Hay en la Montaña
                                                              un bello rincón
                                                              de puente Portillo
                                                              al puente Cubón.

                                                              Por si algún detalle,
                                                              más os faltaría
                                                              del Cantu la Mesa
                                                              hasta Fuente-Fria.

                                                              ¡Ruiloba querido!
                                                              que llegó la hora
                                                              presenta tu danza
                                                              y tus bailadoras.

                                                              Arrogantes mozas
                                                              bellas cantadoras
                                                              mozos aguerridos
                                                              fuertes muchachotes
                                                              que lo mismo danzan
                                                              que son bailadores.

                                                             ¡Ruiloba querido!
                                                             siéntete orgulloso
                                                             que han sido elegidos
                                                             tus mozas y mozos.

                                                             ¡Ruiloba del alma!
                                                             que a la Exposición
                                                             llevan a tus hijos
                                                             ¡que más galardón!

                                                             ¡Paisanos míos!
                                                             ¡Hurra por España!
                                                             ¡Hurra Santander!
                                                             ¡Hurra la Montaña!
                                                             Hurra por Ruiloba
                                                             el bello rincón
                                                             del puente Portillo
                                                             al puente Cubón.



                                                     A los tocadores



                                                   Eres pequeñita y guapa
                                                   y no te enfadas jamás
                                                   simpática también eres
                                                   eres la “Reina”, ¿Qué más?

                                                   Rubia de garbo y hermosa
                                                  “Teresita” tu lo eres
                                                   eres una buena moza
                                                   juncal, entre las mujeres.

                                                   Es tu cuerpo tan derecho
                                                   como una vara de alisa
                                                   eres fina y agradable
                                                   a ti te lo digo Luisa.

                                                   En el barrio Ruilobuca
                                                   hay una linda morena
                                                   ojos garzos, buena moza
                                                   que la llamamos Daniela.

                                                  “Luisuca” Escalante es
                                                   simpática y risotona
                                                   cantadora ¡que bien canta!
                                                   la tonaduca de moda.

                                                   Es “Carmina” chiquitina
                                                   muy agradable su canto
                                                   tiene su padre y su madre
                                                   además hija de “Cuatro”.





                                                       Bailadoras



                                                          Guapa y alegre muchacha
                                                          derecha y gentil mozuca
                                                         “Honesta” dos veces es
                                                          esta alegre tolanuca.

                                                          Cual muñequita de adorno
                                                          tu cuerpo recto y bonito
                                                          ojos negros seductores
                                                          tu padre el Blanco, ¿Sarito?

                                                          Eloina, no es tan fina
                                                          pero una moza que es morra
                                                          una Montañesa doble
                                                          es una buena “Cachorra”.

                                                          Rubiuca, humilde y guapina
                                                          es muchacha encantadora
                                                         “Mariuca” la de Trasierra
                                                          una buena bailadora.

                                                          Otra rubiuca muy guapa
                                                          agradable y chiquitina
                                                          en el Barrio la dejé
                                                          esta se llama “Carmina”.

                                                          Más, que remedio me queda
                                                          ¿qué, de Remedios decir?
                                                          que aunque cobardita es guapa
                                                          en esto no creo mentir.




                                        A la Danza de las Lanzas



                                                    Vos no procedéis de Flandes
                                                    y sí, de Flandes vinieron
                                                    los veintidós soldaducos
                                                    que tanto miedo metieron.

                                                    Así este pueblo recuerda
                                                    con vuestra danza tan vieja
                                                    que no olvidamos jamás
                                                    que es dura nuestra pelleja
                                                    para danzar y bailar.

                                                    Adelante mis danzantes
                                                    que con aire os vea marchar
                                                    cual soldado veterano
                                                    al son del carrataplán.

                                                    Concha, Pando y Ruilobuca
                                                    el Barrio y Liandres son
                                                    Sierra y Trasierra también
                                                    incluyendo Tramalón.

                                                    Que hacen estas siete aldeas
                                                    un conjunto halagador
                                                    y Ruiloba en la Montaña
                                                    resulta un bello rincón.

                                                    La Virgen de los Remedios
                                                    de la marina en el alto
                                                    a los “tolanos” protege
                                                    a ella todos adoramos.




                                                 Danzantes



                                                 En Concha me encontré un Fraile
                                                 y otro hermano más con él
                                                 el “Fraile” es pelotero
                                                 y el otro hermano “Miguel”
                                                 en Pando otro “Miguelucu”
                                                 y otra cosa que no creo
                                                 que una aldea tan bonita
                                                 tenga un sacristán tan “Feo”.

                                                 Ruilobuca, que aldeuca
                                                 aquí no hay ningún meleno
                                                 solo tres danzantes
                                                “el Trucu”, “Garañu” y “Bueno”.

                                                  La capital del Imperio
                                                  cinco tiene que contar
                                                 “Icho”, “Ocho”, el “Mellizu”
                                                 “Luisucu” más “Aguilar”.

                                                  Liandres el señoril
                                                  cuatro danzantes completos
                                                 “Tejería”, “Danielu”
                                                 “El Linarucu” y “Prieto”.

                                                   En Sierra la solanuca
                                                   un danzante jolgoriego
                                                   pero baila de perillas
                                                  “Serafín el Pinturero”.

                                                  Fui a Trasierra ¡en buena hora!
                                                  a la caza del “Rebeco”
                                                  si Daniel no me socorre
                                                  me veo en gran aprieto.

                                                  A Atilano recurrí
                                                  y a “Uña” fui por favor
                                                  más todos me abandonaron
                                                  y recurrí a Salvador.




                                                 Ensayadores



                                                       Una anciana venerable
                                                       con sangre de moza tal
                                                       que es Maria Cruz un caudal
                                                       de alegría incomparable.

                                                       Daniel y Fernando son
                                                       dos directores canela
                                                       han hecho que nuestra danza
                                                       resulte una cosa buena.

                                                       Animo pues, tolanucos
                                                       que la Danza en Barcelona
                                                       en aquel Pueblo Español
                                                       resulte una Cosa-bona.




                                                       El autor



                                                       No es literato
                                                       solo pide un favor
                                                       que le dispensen las faltas
                                                       de que él sólo ha sido autor
                                                       pues sólo ha puesto en su escrito
                                                       toda voluntad y amor.

                                                       un amor de corazón
                                                       a mi patria que es España
                                                       amor a mi patria chica
                                                       mi Tierruca la Montaña.

                                                                                           Un tolanu.



                                                                      Miguel Escalante, 1929


A los picayos y danzantes en la semana montañesa en la Exposición de Barcelona




sábado, 27 de abril de 2013


Armando González Ruiz

Al verme “rechoncho”, con piernas cortas, me he preguntado muchas veces, cómo es que aquel “peonzo” podría haber crecido tanto, hasta 1,76, y haber practicado algunos deportes. Cuando empiezo a obtener “visiones” de mi propia creación mental, tenía cuatro años. No pegaba ni a los botes de tomate que había por la corralada de nuestra casa ruilobense, ni a las piedras de las camberas de Liandres. Comía mucho. Me entretenía llevando maiz a las gallinas. No había visto ni una pelota.

A los siete seguía rubito, bien mandado y chutador de los botes, rompiendo los zapatos flamantes marrones con suela de “cerdo”, mientras me trasladaba, ida y vuelta, a la escuela de Sierra, donde demostraba que no era mal estudiante y que abusaba de ser muy independiente, un solitario juguetón en los agujerillos donde moraban los grillos para que salieran a la superficie a base de “pis”. Se jugaba al pañuelo, a la peonza, al corrillo y nada a la pelota.



A los ocho años, cuando hice la primera comunión, mi prima Teresita me compró la primera pelota de goma con la que nos entreteníamos los tres hermanos y muchos amigos del pueblo hasta que la rompíamos y teníamos que parchearla para seguir jugando sorteando las piedras de nuestro “campo de fútbol” del Pilar, en nuestro pueblo de Liandres.

Comenzaba a romper las alpargatas de la época y jugar partiditos con fuertes contusiones en las piernas que mi madre me curaba con la “salmuera milagrosa”.

Ninguno de estos años salimos con gran entorchado, pero lo que sí tuvimos fueron “muchas laureadas” de los propietarios de los prados donde nos metíamos a jugar.

Atrás, Ruiloba, y a los once abriles, a Santander. Llegaba con ideas futbolísticas. En los tres cursos que estuve en el colegio de los Salesianos empecé a gestar mis botas de oro en el deporte de forma ininterrumpida. Formé parte del equipo oficial de fútbol de primero de comercio con los Maza, Balbuena, Gambarte, García, Santiago, Marquitos, Soberón, con los que obtuve el primer triunfo de un torneo interclase, para en el segundo año erigirme en uno de los pioneros del baloncesto en el patio de arriba, sobre el adoquinado, y todo como consecuencia de que todas las tardes jugaba en los Kostkas con el hermano Benito, el “secre” del distinguido padre Vela. En la “Congre”, quedamos campeones con el equipo de Los Wallones. Lo que más me gustaba era el fútbol. Era el “pulmones”, corría y corría sin parar. Tenía tiempo para cualquier deporte y especialmente los bolos, quedando impresionado de un emboque que logró desde dieciséis metros el as de entonces, Maza.



También hacía algunas salidas en bicicleta subiendo la Atalaya, pero se me daba muy mal el “escalar” y muy bien, porque no era necesario esfuerzo, el “descender”.

En 1945, con segundo de comercio en los Salesianos, quedando campeones de fútbol en el torneo interclases, que aún guardo como gran reliquia. Jugaba a las damas, no lo hacía mal al ajedrez… Tres años de bellos recuerdos, saliendo del colegio con unas ideas bonitas que me serían básicas en mi futura vida de persona.
Ya rompía pares y pares de zapatos botas jugando en la calle Ercilla a meter botes y “pellejos” de naranjas en las alcantarillas, que eran nuestras porterías provisionales. Si hablasen las alcantarillas de Tantín, Ercilla, San Celedonio, la cuesta de la Atalaya

Y por el mar y su “navegante”, mi padre, nos fuimos los cinco hermanos con mi madre, “la coronela”, a Bilbao. Fuimos varios hermanos los pioneros del basket en el Colegio Santiago Apostol de las Escuelas Cristianas. Campeones escolares en 1947, y el inicio de la época baloncestista, aunque jugara al fútbol con la selección del colegio y entrenaba a chavales de primero y segundo de comercio en el baloncesto. Tenía en mi interior una madera especial de iniciador deportivo y practicante, logrando el título en baloncesto y atletismo escolar. Fui maestrillo de “internacionales” con el tiempo, como Urquiza y Emiliano.

Temporada 1948-49. Los cinco hermanos en el Dobel. Unico equipo mundial oficial compuesto por cinco hermanos que son de Santander.



Juan Etelvino, Roberto, César y Armando, llevábamos de “calle” el baloncesto con presencia de dos mil espectadores, con títulos, con resonancia mundial, con muchas poses fotográficas, con mucha aceptación por las féminas, con grandes amigos montañeses como Angel Fernández, Cámara, Bárcena, …; con giras, con partidos benéficos y con publicación en el Guinnes. Quedó descrita una de las etapas más formativas del basket con nuestro equipo y el desarrollo a escala nacional. La pena fue que al año siguiente nuestro equipo se deshizo por lesiones, por dificultades de estudio, por servicios militares, aunque cada uno seguiríamos el rumbo de otras formaciones donde se cosecharon éxitos. Campeones de Vizcaya de Copa y un largo etc.

Servicio militar, cambio de vida, menos deportes, oposiciones, estudios de idiomas y modesto trabajador de una pionera empresa de transportes de películas, teniendo tiempo para jugar al fútbol en el regional del C. D. Amorebieta y pisar San Mamés.

Metido en el mundo del deporte, era requerido para todo, y especialmente por un gran amigo, Acosta, para ser secretario de la Federación Vizcaína de Béisbol, en donde obtuve el primer título nacional, aunque fuese delegado con el equipo del San Judas, en Valencia, en el año famoso de la “gripe asiática” y de las inundaciones.



En 1955, con 22 años, era un torbellino de actividades que me hacía multiplicarme en entrenar a equipos femeninos, dedicar muchas horas a las retransmisiones deportivas a través de Radio Juventud de Vizcaya, emplear gran tiempo a mis negocios deportivos, como deportista para el comercio en lugar de comerciante para el deporte, gozar como pionero de la primera retransmisión del baloncesto en Vizcaya, poseer voluntad y valentía para todo.

El orgullo y la vanidad de las personas están colocados en primera fila en la mayoría de los casos en la propia personalidad de cada uno y no podía ser yo una rara excepción. Aún tenía mucho que zapatear.

Ayudé en mi carrera solitaria y desinteresada a la creación e introducción del balonmano a siete en Vizcaya, fui nombrado presidente de la F. Vizcaína de Patinaje, con la organización del campeonato de Europa en Bilbao, un deporte que me había apasionado siempre y que vi el primer partido a través de un agujero que hice en la pared de las instalaciones de Jolaseta, sin la vigilancia de la autoridad, desarrollo en el bowling  americano, patrocinador de equipos de varias especialidades,…



Concluida la etapa vasca, en 1960 comienza la santanderina y cántabra; me enfrentaba a un nuevo ritmo y rumbo con la “agradable consecuencia” de que hasta el día que me casé tuvo que ver con el deporte, por cuanto el sacerdote y amigo Uranga, que celebró nuestra ceremonia, fue interceptado por la Vuelta a España en Puente Arce y llegó como una hora y media más tarde a Santa Clotilde, donde todos le esperábamos como “agua de mayo”.

Hockey sobre patines, baloncesto como entrenador, federativo, creador de equipos como el Horno San José con las cinco hermanas Díez Prieto, asesor del primer equipo del Bansander, presidente del Club Hesperia, entrenador  nacional de la primera promoción, fundador de varios clubes, presidente de peñas, instaurador del primer reglamento de competiciones de caballos, amante por los hombres olímpicos como Javi Martínez y Luis Salgado, “ciclismo de mis amores”, donde he hecho de todo, desde presidente de peña, organizador del Campeonato de España y muchas pruebas, vicepresidente de la FCC, colaborador de prensa y radio, distinciones y distinciones y editor del “Libro de los Mundiales de Fútbol 1982” y del de los Juegos Olímpicos, amén de coordinador del “Libro de los Bolos”, de Julio Braun.



En ratitos, viendo todos los deportes; ayudando en lo que se puede.

Estoy en las bodas de oro de mi deporte, del que creo que es el mío y cómo se hace.

Trabajar por el deporte es fácil decirlo, pero cumplirlo es difícil y poco creíble que se hace por amor al arte…, el mí arte, es por la juventud y por su desarrollo. Soy y seguiré siendo deportista de retaguardia.

El mundo cambia que es una barbaridad. Modestamente en el deporte no es mi lema. No he cambiado en absoluto. Aquel chico joven que empezó sus andaduras en Ruiloba, con “caracolillos” en su pelo en sus edad media y sin cabellera central en estos momentos, ha dejado su vida por la familia y por deporte. Así de fuerte y sincero. Jamás me he encontrado desilusionado. Mientras exista juventud, existirá Armando en el deporte.

Las bodas de oro están bien festejarlas, pero lo interesante es no abandonar.



No lo haré. Mi madre, que aún vive en Ruiloba, puede decir con toda sinceridad: “A mi hijo Armando, nadie le hará cambiar en su idea de trabajar en la oscuridad por el deporte.”


22 de Mayo de 1994

viernes, 29 de marzo de 2013


Los suspiros de un Tolano


                                                   Cuando de espléndido cielo
                                                   de la hermosa Andalucía
                                                   de sus extensas llanuras
                                                   me hablan y sus campiñas
                                                   es cuando más vehemente
                                                   asalta a la mente mía
                                                   el recuerdo de mi pueblo
                                                   de aquella tierra querida
                                                   de aquellos bellos parajes
                                                   que me encantan y me admiran
                                                   prorrumpo entre suspiros
                                                   ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                   Cuando a mi me hablan de Cádiz
                                                   de la Giralda y Sevilla
                                                   de la Alhambra y otras cosas
                                                   de esa egregia Andalucía
                                                   me acuerdo más de mi aldea
                                                   de aquella mies de Hoyaliza
                                                   de aquel Peñalba y Santiago
                                                   del Remedio y de Funfría
                                                   y otros venerados sitios
                                                   que a mí jamás se me olvidan
                                                   respiro suspirando
                                                   ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                   Cuando oigo a esto llamarle
                                                   la tierra de la alegría
                                                   sin más placer que embriagarse
                                                   y bailar por bulerías
                                                   me acuerdo de la montaña
                                                   con sus lindas romerías
                                                   de tan gratos episodios
                                                   cuan surgen allí estos días
                                                   de aquel justo regocijo
                                                   de aquella innata alegría
                                                   que suspirando me tienen
                                                   ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                   Cuando pienso en el Mozucu
                                                   en la novena de Udías
                                                   aquellos son ya transportes
                                                   de delirante alegría
                                                   ¡que sensatez y buen gusto
                                                   se revela allí esos días!
                                                   aquello son días de gloria
                                                   de recta y santa armonía
                                                   que en pensar que estoy tan lejos
                                                   me entra tal melancolía
                                                   que mis suspiros se agolpan
                                                   ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                   Cuando recuerdo a mis padres
                                                   con el calor que decían
                                                   no pequéis de mala acción
                                                   que eso indica villanía
                                                   que yo nací en la Montaña
                                                   de Ruiloba es mi familia
                                                   de aquel nido de hijosdalgos
                                                   donde no albergó perfidia
                                                   y saber que eran tan buenos
                                                   por su nobleza e hidalguía
                                                   con justo orgullo suspiro
                                                   ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                   Quiero más ir un día a la hierba
                                                   entre aquellas mis vecinas
                                                   que a una corrida de toros
                                                   aquí en el Puerto o en Sevilla
                                                   y a la sombra de laureles
                                                   que allí tan altos se crían
                                                   refrescar luego a la siesta
                                                   con la clásica sangría
                                                   no estas pomposas funciones
                                                   de ingenuidad tan vacías
                                                   que mis suspiros provocan
                                                   ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                   Quiero un partido a los bolos
                                                   con aquella gente mía
                                                   a ver las parientas mías
                                                   a Pando a Tramalón
                                                   a Liandres o a Comillas
                                                   no aquí giras ostentosas
                                                   que esto a mi no me da dicha
                                                   y por aquello suspiro
                                                   ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                   No quiero viñas ni vinos
                                                   que esto no me da codicia
                                                   que entre escajos y helechos
                                                   se expansionas más mi vida
                                                   oyendo cantar el cuco
                                                   por montes y praderías
                                                   y repercutir sus ecos
                                                   por aquellas lejanías
                                                   que como el doliente ave
                                                   canta a la madre perdida
                                                   así lanzo mis suspiros
                                                   ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                    Allí estuve yo en mi infancia
                                                    pasé allí mi edad florida
                                                    y en escenas y episodios
                                                    culminantes de mi vida
                                                    allí esfumé los más nobles
                                                    sentires del alma mía
                                                    allí tuve mis amores
                                                    mis placeres y desdichas
                                                    que cual fantásticos sueños
                                                    cruzan por mi mente fría
                                                    y al recordarlo suspiro
                                                    ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!

                                                    Y he de estar yo condenado
                                                    a cursar tan triste vida
                                                    siempre lejos de aquel suelo
                                                    donde tendría mi delicia
                                                    en tan dura decepción
                                                    en esta tenaz porfía
                                                    mi afección que allá en Ruiloba
                                                    mi deber que Andalucía
                                                    ¡Oh! Que cruel me es el destino
                                                     que adversa esta suerte impía
                                                     por vida estar suspirando
                                                    ¡Ay mi Ruiloba! ¡Ruiloba mía!


Baldomero J. Ceballos
Chipiona, 21 de enero de 1921